Seleccionar página

Corre nena, corre.

Había olvidado cuánto le gustaba sentarse en los escalones y mirar a lo lejos donde comenzaba el pequeño bosque. Estaba lo suficientemente alejado para no ver entre los troncos de los árboles, pero tan cerca que, al caer la tarde, el frescor llegaba con ligereza y...

leer más

Público

Compartir nuestros designios es, ante todo, una cuestión demasiado personal como para, con cierto ventajismo, dudar de los motivos. Se me escapan las necesidades y, sobre todo, los objetivos. Haberlos sin duda los tiene que haber y me sigo preguntando, en esta...

leer más

Mermelada

Aquellas risas siempre dejaban buen sabor de boca y los pulmones agotados. Sentados el uno frente al otro se habían especializado en llevar los juegos infantiles a niveles completamente absurdos. Él con las piernas cruzadas y ella arrodillada, se procuraban golpes en...

leer más

Las cosas cambian

Nunca se sabe cuándo se reciben los últimos abrazos, las ultimas caricias que son bálsamo para el dolor de las marcas y los coágulos que taponan las hemorragias que bañan la piel gota a gota. Tendía a pensar que el tiempo es el que deteriora las emociones, imbuidos en...

leer más

Bajo presión

La frialdad que ella desprendía en sus rutinas diarias, le hacían ser una mujer distante, observadora y tenaz. Alguien que gobernaba las emociones hasta tal punto que el miedo se convirtió en un aura que le acompañaba cada día. Así era en su trabajo y en sus...

leer más

Atardecer

Al calor del sol y de sus manos, del silencio roto por el roce del cáñamo, del suave vuelo de las escamas de la piel contoneándose mecidas por la brisa hasta llegar al suelo, del salitre recubriendo los labios inflamados, llegaba el susurro de las olas golpeando la...

leer más

Cosas de casa

El sonido de las llaves al caer sobre la bandeja no era tan rotundo como el de sus rodillas al tocar el suelo. La comida estaba preparada y el agua también. Arrastrándose con cierto pesar se tumbó dejando la cabeza prácticamente debajo de la silla. Se incorporó un...

leer más

Clásicos

Los antiguos proyectores tenían su encanto. Aquel cine, ya escondido en la jungla de asfalto, gozó de mejores días, sesiones dobles y tardes memorables. El inconfundible sonido de la Victoria 5 cuando deslizaba el celuloide por entre las lentes, retrotraía a un pasado...

leer más

A veces falla

Un lugar para llorar. Eso echaba de menos, derrumbarse algún que otro instante, cuando la furia había pasado de largo y el resuello se había calmado. La presión a la que sometía a diario a sus emociones dejaba mella visible en su cuerpo. Tiempo atrás era capaz de...

leer más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies