Parole Parole

Me gusta hablarte con silencios.

Las palabras contienen tantas cosas, no solo su significado en su contexto, cuándo se dicen, cómo se dicen, por qué se dicen. Nos envolvemos en errores asumiendo que nuestros falos y nuestras manos podrán proporcionarte no solo todo el placer que mereces sino el dolor que necesitas. Un envoltorio anecdótico, de colores llamativos para enmascarar algo que sabemos demasiados. Parole parole.

Esas palabras, que no se sabe donde encajan pero que tienen su hueco, su lugar específico y único que es capaz de enardecer tu piel y mojar la entrepierna. La preparación para una entrega absoluta. Hay tantas palabras y tan pocos huecos, tan pocas lenguas para tantos oídos deseosos de sentir como esos sonidos, modulados, conectan cada una de tus enraizadas terminaciones nerviosas y que coinciden todas ellas en tus pezones, ya endurecidos.

El tono, acompañado del aliento cálido y violento de un tropel de vocales y consonantes que revolotean ahora por tu vientre contraído para evitar que esa sensación desaparezca. El compás rítmico que marca cada una de los golpes de los labios con la lengua mientras observas hipnotizada como coinciden con el ritmo cadente de tu corazón.

Es mi ariete, no mi polla. Es el bisturí con el que cortaré en jirones tu piel y tus sentimientos y mientras te hago mía, Parole Parole

Anuncios

4 comentarios sobre “Parole Parole

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s