Ceguera temporal

La gente no brilla, ni en general ni en particular. El raso dibujaba caricias en el rostro mientras respiraba su propio aliento rebotado de la pared. Podía saborear la pintura y el yeso y con las manos, la rugosidad y las imperfecciones. Todo se convertía en una pastosa humedad al fondo del paladar. El cuerpo […]

Leer más Ceguera temporal

Vieja juventud

Acariciaba la pequeña manta que tenía sobre el regazo. Dejó de estar suave hace mucho tiempo, pero cuando la apretaba entre los frágiles dedos, le recomponía un poco el espíritu. Observaba con atención las conversaciones ajenas, disfrutaba de cómo el mundo había cambiado, al principio despacio para después, caer a trompicones por una especie de […]

Leer más Vieja juventud

Mírame

El espejo se aburría. Era grande y luminoso, pero se aburría. Ella pasaba por delante demasiado deprisa para que el espejo se diese cuenta de su majestuosidad. Un espejo full HD en su época, ahora 4K. Pero ¿de qué servía tanto esplendor si ella le había abandonado por la cámara de su teléfono? Ahora, como […]

Leer más Mírame

Influjoencers

Acariciaba la lámina de Klimt al tiempo que se le erizaba la piel, se le mojaban las bragas y recitaba de memoria un poema de Rimbaud. De fondo sonaba Lady Macbeth de Shostakovich y las lágrimas que de sus ojos brotaban, serpenteaban hasta encontrarse con el afluente que nacía de su coño. De ahí al […]

Leer más Influjoencers

Cuando fueron dioses

Las risas, como la lluvia fina, se escapan para no volver. Solo quedan sus recuerdos, los ecos que intentamos mantener cerca para no olvidarlos, sonidos majestuosos que se difuminan en un parpadeo. Eran las risas el mortero que mantenían sus brazos unidos, los cimientos de una civilización emocional rica en experiencias, la pasta que fructificaba […]

Leer más Cuando fueron dioses

Flama

El tintineo metálico se mezclaba con la respiración y el aliento, templaba el flujo. Tan cerca estaba de ella que el simple siseo del aire en los dientes le erizaba la piel. Los grilletes aprisionaron los tobillos con fuerza, por encima del maléolo. La barra le daba firmeza necesaria para que las piernas, flexionadas, no […]

Leer más Flama

La tala

La soledad deja aletargada la necesidad de compartir y eso, con el paso del tiempo, insensibiliza la conciencia. Los golpes resonaban huecos y compactos y se perdían con el eco en la profundidad del bosque, tan viejo y longevo como el hierro oxidado de su hacha. Las astillas saltaban en cada golpe y caían en […]

Leer más La tala