Seleccionar página
UNO ES LO QUE MUESTRA
La pregunta perfecta solo existe cuando te has desprendido de todas las respuestas posibles.

¿Te acuerdas?

Cuando el miedo y el deseo te dejaban la boca seca, cuando la vergüenza era tan grande, aun así te mostrabas. Era bonito verte despertar después del dolor, después del terremoto en el que tu carne se había transformado. A veces lo tomábamos como un juego en el que uno...

En la espera

Antes de comprender las rutinas sólo existía el caos. Al menos desde la perspectiva actual sería incapaz de volver a la locura anterior, aunque reconocía que, en ese caos de aquellos momentos, en aquella vida, se sentía como pez en el agua. Después boqueaba, no solo...

Imparable

Había llovido y hacía ya un par de semanas que el calor dejó paso a la brisa fresca del otoño. La camisa blanca rozaba la piel y los pechos sin protección se volvían más sensibles a cada paso. Los pezones no estaban duros por el frío, aunque lo hiciera. No estaba...

Arpón

Siempre volvía al mar. Volvía cuando se sentía vacío o cuando la plenitud había arrasado con toda su piel. Cuando la soledad era la simbiosis perfecta de los deseos y la esperanza. Se sentaba para ver amanecer, los barcos zarpar, los niños jugar. Paseaba con el sonido...

Jirones

No se puede volver de la muerte. Al menos entero. Todavía saboreaba el gusto por la sangre y con la lengua perfilaba el borde de los dientes intentando recuperar la sensación de aquel dolor indescriptible. Antes de aquello, no le daba miedo nada. Su vida había sido un...

Quiero tocarte

La saliva tiene sus momentos, como todo. Supongo que la satisfacción y el deseo que nos hace babear hasta que la boca se nos inunda mantenía su necesidad en un estado atípico. El de caer rendida, el de aceptar cualquier cosa porque no se engañaba, el deseo era tan...

La claraboya

Una nueva vida supone muchos cambios. Cambios tan brutales que a veces somos incapaces de darnos cuenta de cómo nos afectan a corto plazo. Ya se había acostumbrado a su nueva casa y desde el comienzo, se acercaba cada día a aquel escondite que se había construido el...

Aquellas mezclas

No era demasiado clásico ni nostálgico, mezclaba bien la modernidad con algunos tintes antiguos. Coleccionaba desde siempre y de manera ecléctica discos, libros, púas, tebeos, aparatos diversos que dejó de utilizar años atrás. Había días que miraba sus cosas con...

Dynamite

Lo hermoso, lo fluido, lo dulce. Mientras la ola se mantiene arriba y tú con ella, el sol en el ocaso es majestuoso, anaranjado y brillante. El tiempo se ralentiza, el agua es tibia y empapa el poco recelo que aún te queda con la vida. Mantenerse ahí no es difícil,...

Necesidad

Ahora, después de tanto tiempo, las preguntas son otras. No tan profundas, más mundanas, más de improvisar por una circunstancia que nos saca de la rutina. Pero antes no era así. ¿En qué momento algo que nunca había pasado por tu imaginación, incluso estaba tan lejos...

El reloj de arena

El tiempo no sana. El tiempo sólo es inexorable, avanza impertérrito y borra con saña lo que vamos dejando atrás. Se olvidan las miradas, los sonidos, los sabores. Se olvidan los gemidos y los deseos que la saliva proyectada hacia el suelo construía un hermoso pasado....

Perversos

En aquellos vacíos y silencios gélidos, siempre recordaba la primera vez que le dijo que las perversiones sólo tienen sentido si se comparten en la intimidad de las palabras susurradas en la boca. Aquella vez se dio cuenta de cómo, por mucho que dibujes tus propias...

Caminando sobre las aguas

Es difícil estar acompañado. Mucho más sentirse acompañado. Casi imposible ser compañía sin todo lo anterior. El alcohol descendía por la garganta como si un grupo de escaladores tuviese prisa por llegar al campo base y clavaban los crampones a mala hostia. Mientras...

¿Cuánto tiempo es suficiente?

Hace poco recordaba un momento efímero en el tiempo, pero permanente en la memoria. Un momento que sintetizó cada uno de los deseos y materializó, como un chasquido que aún resuena en mi memoria, lo que soy, lo que era y lo que seguiré siendo. Aquel día, hace ya...

El filo

A ella le gustaban las cuerdas. A él le gustaba el acero. Cada uno disfrutaba de las cosas a su manera. Pocas veces ella expresaba lo que aquel roce y la consiguiente presión le trasmitía. Daba lo mismo que estuviera sobre el suelo o suspendida, balanceándose ligera a...

Grados de confianza

¿En cuánta gente confías? La pregunta tenía ese aire tramposo que hacía de la respuesta un terreno delicado. Se tomó su tiempo para contestar, no por sentir tramposa la pregunta y por tanto la respuesta incierta, sino porque en realidad nunca se había parado a pensar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies