Seleccionar página

Sola y mejor acompañada

Se arreglaba las uñas con desdén a sabiendas de que aquella noche iban a clavarse en la misma piel de siempre. Sin embargo lo hacía con meticulosidad y había cierta liturgia en aquel proceso, un orden ligero que le permitía evadirse con cierta facilidad. Cuando...

leer más

Más vale tarde

Antes de las variables e incluso de las incógnitas sólo tenían el tiempo. Es difícil entender cómo se puede dar lo que se necesita y no esperar más, ni menos. Es difícil comprender cómo sin indagar demasiado se puede conocer más de lo esencial y justo lo necesario....

leer más

Geometría

Le seguían temblando las piernas. Cada mañana, sin previo aviso, cada noche, paseando, en el coche o en el tren. Antes de irse iba a verle estuviera dónde estuviera en la casa. Él se daba la vuelta y le bajaba la falda, se quedaba mirando sus bragas, que empezaban a...

leer más

Diez años después

Watashi no chīsana on'nanoko. Diez años pueden ser un chasquido o una eternidad. Es esa la capacidad que tiene el tiempo de confundir nuestras mentes y que durante el breve lapso de la vida, nos enfrentó cara a cara a nuestra propia mortalidad. Vi con mis ojos y sentí...

leer más

Hilos

Toda conexión sufre interferencias, cortes, silencios. Mientras apretaba el cuello, el aire dejaba que el tiempo siguiese su curso intentando no romper con un gorjeo la fina realidad que separaba la emoción y el fin de todas las cosas. Las cuerdas, con sus hebras...

leer más

Añicos

Recomponerse nunca es fácil, requiere tiempo y a veces éste nos sumerge en un bucle absurdo en el que perseguimos respuestas que no tienen preguntas. Se acariciaba los tacones con los dedos, desafiando a los recuerdos mientras la piel rugosa y suave trasladaban los...

leer más

Calla

La tendencia natural a decirles a los demás lo que está bien o no es un mal endémico establecido en lo más profundo de nuestras relaciones. No hay distinciones entre hombres y mujeres en estos casos, por mucho que nos intenten convencer de ello. Nos inventamos...

leer más

Paseo en tren -III-

La vibración había terminado y el dolor había hecho sucumbir cualquier estado de ánimo del que la fiebre se había apoderado. Enajenada entre el vapor de la piel ardiendo, se dejó llevar en volandas y sin fuerzas tan solo arropada por la fuerza bruta convertida en...

leer más

Paseo en tren -II-

Desde abajo la vista era hermosa. Las contracciones le permitían vislumbrar las fibras de los músculos y el sudor, sacudido por la constante vibración, se iba acumulando en pequeñas gotas suspendidas de la piel. De vez en cuando, se levantaba y pasaba la botella fría...

leer más

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies