Seleccionar página

Antes de las variables e incluso de las incógnitas sólo tenían el tiempo. Es difícil entender cómo se puede dar lo que se necesita y no esperar más, ni menos. Es difícil comprender cómo sin indagar demasiado se puede conocer más de lo esencial y justo lo necesario. Cuando la curiosidad se da de lleno con la estabilidad se obtienen mejores resultados, mejores emociones y ningún reproche. Éstos últimos al final se convierten en un cáncer incurable cuya metástasis cercena las sonrisas y ahoga las lágrimas. De otra manera sería impensable para él y para ella.

Las cuerdas siempre eran largas, casi infinitas, y en estas distancias, sobrevolando campos repletos de vides umbrías a las que el sol llegaba a duras penas, olivos infinitos y trigales a veces verdes, a veces dorados, se mantenían lo suficientemente tensas para que un leve tirón sirviese para ponerse alerta. En aquellos dominios inhóspitos la piel se marcaba por el roce imaginario del cáñamo o el calor de los golpes que inflamaban las mejillas. Todo aquello olía a mar, a aventura y a salitre sin salir de casa, tan solo era la tinta atravesando las verdes lagunas del deseo. A fin de cuentas, era el deseo lo que motivaba todo aquello.

En una época donde mantener las distancias no sólo era lo adecuado sino lo más cabal que se debía hacer, ellos rompían reglas con lo puesto, y aunque a veces el temor a dar un paso en falso estaba muy presente, el equipaje que llevaban hacía que se tomaran las cosas con sentido del humor. Las cartas en blanco estaban repletas de vida y separadas pero que de vez en cuando conectaban de manera armónica y entonces, la sangre brotaba y la saliva se secaba. Eran instantes fugaces donde se convertían en manantiales frescos y cristalinos yendo a parar a unos parajes inventados en los que él se convertía y la bestia imparable capaz de coser la vida misma en la piel, suspender el cuerpo y provocar con sus manos y el acero emociones incontrolables que recordaría cada día de su vida. Esa manera de dejarse llevar y ser llevada que sólo él entendía y ella disfrutaba.

Es difícil entender cómo sin llegar a nada se está en el mejor sitio y la voz o los dedos expresan las emociones que tenemos guardadas con celo en nuestro interior. Es tan difícil que cuando encuentras quien lo entiende sólo deseas que dure para siempre.

Wednesday

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies